POWr Event Slider

Tercer Domingo después de Epifanía

Avisos de la semana

Miércoles: catecismo de confirmación de adultos.
Jueves: adoración después de la misa de la tarde.
Viernes: catecismo de perseverancia.
Sábado: catecismo de primera comunión y de adolescentes.
Sábado por la tarde, reunión del grupo de jóvenes de Isabel la Católica.

Comentario del evangelio - San Bernardo

 “En tres cosas pienso que consisten las peticiones del corazón, y no veo que, fuera de ellas, ninguno de los elegidos deba pedir otra. Las dos primeras son de este tiempo, es decir, los bienes del cuerpo y del alma; la tercera es la bienaventuranza de la vida eterna. Y no te extrañes de que haya dicho que los bienes del cuerpo se han de pedir a Dios, porque de Él son todos los bienes corporales, igualmente que los espirituales. De Él, pues, debemos esperar y a Él debemos pedir lo que nos ayuda y sirve para sostenernos en su servicio. Aunque debemos orar con más frecuencia y con más fervor por las necesidades del alma, como por alcanzar la gracia de Dios y las virtudes. Así que también hemos de orar con toda piedad y con todo el deseo de que seamos capaces, para alcanzar la vida eterna, en la cual, sin duda, consiste la eterna y perfecta bienaventuranza del cuerpo y del alma.
En estas tres cosas, para que las peticiones salgan del corazón, tres cosas debemos observar. Porque en la primera suele entrarse secretamente algunas veces la superfluidad, en la segunda la impureza y en la tercera tal vez la soberbia. A veces suelen buscarse las cosas temporales para deleite, las virtudes para ostentación, y aun la misma vida eterna quizá la desean algunos no con humildad, sino como confiados en sus méritos. Y no digo esto porque la gracia recibida no de confianza para pedir, sino porque no conviene que el hombre ponga en ella la esperanza de conseguir lo que desea. Los dones de gracia que hemos recibido solo han de servirnos para esperar de aquella misericordia que nos los dio que nos dará también otros mayores. Sea, pues, la oración que se endereza a conseguir cosas temporales, ceñida a las necesidades temporales; sea la que se hace por alcanzar las virtudes del alma, libre de toda impureza y dirigida a solo el beneplácito de Dios; sea la hecha por conseguir la vida eterna, fundada en toda humildad, confiando, como es razón en sola la misericordia divina”.